A estas alturas, muchos han sido los proyectos que se han puesto encima de la mesa para vertebrar la provincia de Málaga: la construcción del tren litoral, el aumento de las líneas del Cercanías, ampliaciones de las conexiones por carretera… Pero pocas son las que finalmente superan el debate público y salen adelante. A todo esto se suman, claro está, el resto de infraestructuras ajenas a la movilidad que por distintos motivos tampoco se llegan a materializar. Un déficit de inversión pública en la que repara el Colegio de Economistas de Málaga, que plasma en su Barómetro Económico presentado este miércoles una bajada de en torno al 75% de las licitaciones públicas en la provincia en el primer trimestre de 2024. Datos que contrastan con lo ocurrido a nivel regional, donde la bajada ha sido del 25%, y también a nivel nacional, donde, por contra, ha ascendido un 14%.

Un asunto que, según apuntan los economistas, tiene una estrecha vinculación con otro de los grandes problemas de Málaga de un tiempo a esta parte: la vivienda. Sobre todo porque «la tensión del mercado obliga a los malagueños a irse a otros municipios para alquilar o comprar una, pero teniendo que volver a la capital para trabajar aquí en su mayoría». Lo que supone un flujo de personas extra para unas infraestructuras de por sí «insuficientes».

En estos mismos términos se ha expresado el secretario del Colegio de Economistas de Málaga, Javier Font, que ha demandado soluciones de largo recorrido en ambas materias. Estas pasarían por «sacar adelante el tren litoral, que ayudaría muchísimo a la movilidad y aligerar las carreteras». Aunque en estos momentos parece «una utopía» porque sigue sin haber «visos de inversión», ha destacado. «Si hubiera buenas conexiones para la gente que se ha tenido que ir a vivir fuera, contribuiría también a destensionar el mercado de la vivienda y a estrechar las diferencias socioeconómicas entre municipios», ha apostillado el vicedecano, Antonio Pedraza.

Por su parte, el decano del Colegio, Manuel Méndez, ha añadido que al problema de acceso a la vivienda «hasta ahora no se le vislumbra una salida». «No se puede tocar la demanda«, toda vez que «somos un polo atractivo; no es viable amurallar la ciudad», ha expresado. De esta forma, las medidas a tomar vendrían por parte de la oferta, es decir, «sacar más viviendas al mercado».

Algo que, han destacado los economistas, se está produciendo, pero sacando adelante «construcciones muy caras» y que «no se corresponden con la demanda, los jóvenes». Cabe añadir la visión de estos expertos sobre la eliminación de la Golden Visa por parte del Gobierno de España, que califican de destinada «al escaparate», ya que «no aborda el problema social» al estar destinada a compras por valor superior a los 500.000 euros. Pero «sí que afectará negativamente al consumo interno en la costa», donde se concentran la mayoría de estas operaciones.

Igualmente, durante la presentación del Barómetro se ha abordado la sequía, para cuya solución son necesarias «más infraestructuras«, fundamentalmente «desaladoras». «Esperemos que las últimas lluvias que han servido de refresco no paralicen el tema. Es un problema a combatir durante todo el año, si no, podemos vernos otra vez como estábamos hace poco en octubre», han detallado.

No obstante, tanto el sector agroalimentario como el turístico, los más sensibles a la falta de agua, «siguen aguantando». «Las exportaciones no se han resentido, continúan en niveles muy altos, aunque hay que estar atentos a la situación a los países a los que se envían los productos, a sus problemas».

Fuente: Málagahoy